Alejandro Sánchez:

“Tendremos que aportar soluciones de movilidad y de compra flexibles, potenciando el canal de comunicación on-line y estableciendo claros procesos y protocolos de seguridad e higiene para los Clientes en el canal físico”

Soy el Director Comercial de Turismos en el Grupo Louzao, Distribuidor Oficial de Mercedes-Benz, con siete
tiendas en Galicia

Soy padre de dos niños de 14 y 11 años y comparto mi vida desde hace más de 23 años con una extraordinaria mujer, Elena. Formado en la ESIC Business & Marketing School en Marketing y Gestión Comercial, he sido futbolista profesional hasta los 26 años (y ahora tengo 45). He compartido vestuario con jugadores como Bebeto, Mauro Silva, Fran y Liaño entre otros en la época del “Superdépor”, y con Simeone, Molina, Kiko y demás en el Atlético de Madrid en el año del doblete. Puedo decir, gracias a esa experiencia, que los equipos de los deportes colectivos son muy parecidos a nuestros equipos de empresa. El éxito depende siempre del factor humano.

¿Qué afectación está teniendo para ti la pandemia de Covid-19? 

El Covid-19 nos ha demostrado a todos los niveles lo vulnerables que somos los seres humanos ante un enemigo invisible, que no respeta clases sociales ni niveles de poder. 

La inmensa mayoría de nosotros conducíamos nuestras vidas a gran velocidad y nos hemos encontrado de frente con un obstáculo, sin posibilidad de realizar una maniobra evasiva para evitarlo o frenar a tiempo. Hemos sufrido un impacto frontal con una deceleración total y nos hemos despertado en estado de shock. Es un accidente con enormes consecuencias personales y económicas para la mayor parte de la sociedad.

Y nos ha tocado a todos colaborar con el confinamiento. Yo personalmente he decidido aprovechar el tiempo con mi familia. He podido pintar el garaje con mis hijos, igual que lo hizo mi padre conmigo. Y sacar partido a la tecnología para estar en contacto visual con nuestros padres, hermanos, familiares, amigos y compañeros de profesión. Creo que es necesario seguir en contacto de forma habitual con las personas y, más en esta situación.

A nivel profesional, hemos tenido que aprender a adaptarnos también en tiempo récord para seguir atendiendo a nuestros Clientes: teníamos y tenemos Clientes con vehículos pedidos a fábrica y en periodo de espera, Clientes con vehículos nuevos listos para ser entregados, Clientes con sus vehículos en nuestros talleres, etc. Múltiples y diversas situaciones a las que hemos tenido, por supuesto, que seguir dando la mejor respuesta posible.

Y debo decir que la respuesta, la comprensión, la adaptabilidad están siendo hasta ahora positivas, tanto de nuestros Clientes, como de nuestros propios equipos. Desde aquí quiero lanzarse mi más sincero y profundo agradecimiento a todos ellos.

Cuando todo esto acabe y puedas retomar tu actividad normal, ¿qué cambios crees que vas a realizar en el corto plazo? 

A nivel personal, siempre he valorado lo que tengo a mi alrededor, pero si algo creo haber aprendido en estas semanas, es a priorizar en lo verdaderamente importante. Vivimos en un entorno muy competitivo que nos mete de lleno en nuestros trabajos, descuidándonos a veces a nosotros mismos y a nuestro entorno.

De todas las situaciones siempre se puede extraer algo positivo. He tenido ese tiempo de comunicación y de reflexión necesarios, tanto a nivel personal como profesional, para tomar consciencia de qué errores estaba cometiendo y establecer medidas para corregirlos. Recordando a Eduard Punset, “que la memoria no sólo nos sirva para el pasado sino para concebir y diseñar nuestro futuro”. Así que creo que volveré con energías renovadas.

A nivel profesional, soy de tierra de pescadores y “cuando un pescador no puede salir al mar, utiliza su tiempo para reparar las redes”.

Entonces, ¿qué cambios u oportunidades vislumbras en el medio y largo plazo en tu ámbito de actuación en particular?

Esta pandemia nos ha mostrado la importancia de los datos. Con datos fiables se pueden hacer proyecciones y tomar mejores decisiones. Bill Gates ya pronosticó esta situación en 2015. Tenemos que trabajar con proyecciones a futuro y tener herramientas de Business Analytics.

Debemos adaptarnos a este nuevo escenario y ha de ser lo más rápidamente posible. En nuestro caso, tenemos que dar respuesta inmediata a la demanda de los Clientes, porque los seguirá habiendo en mayor o menor medida. Tenemos que aportar soluciones de movilidad y de compra flexibles, potenciando el canal de comunicación on-line y estableciendo claros procesos y protocolos de seguridad e higiene para los Clientes en el canal físico. Todas ellas son cuestiones cruciales en que las que nos hemos centrado en Grupo Louzao y en las que trabajamos.

Este nuevo escenario conlleva además una transformación total por parte del factor humano, el mismo que tantas veces miraba con recelo la transformación digital de los Clientes. Es especialmente crítico que acompañemos a los equipos para que comprendan e interioricen todos estos cambios y nuevos procesos de inmediato. Pero a la vez, sus actitudes y voluntad de cambio deberán estar completamente alineadas. No nos queda otra que trabajar también de inmediato en estas cuestiones.

En definitiva, ¿cómo crees que tu organización debería transformarse para volverse resiliente en el futuro? ¿Qué alternativas vislumbras, más allá de la socorrida (y no siempre efectiva) “reducción de costes”?

Para que esta pandemia tenga el menor impacto económico y social posible, que lo tendrá, será importante tratar de destruir el menor empleo posible para que siga habiendo consumo.

Creo que se acelerará la revolución industrial 4.0, que ya estaba en marcha, en todos los sectores. El teletrabajo ha venido para quedarse y ya no tendremos que realizar tantos desplazamientos para tener una reunión.

Además, tal y como muchas empresas han sido capaces de hacer ya, será preciso adaptar los procesos productivos a las exigencias de la nueva realidad (mayor velocidad, mayor flexibilidad, más cercanía), algo que creo que será clave para afrontar posibles situaciones futuras similares.

También creo que habrá muchos otros cambios y uno de ellos será dignificar y valorar en mayor medida, muchas profesiones.

Además, creo que en ese futuro toca ser más solidarios, tanto a nivel individual, como también a nivel corporativo. 

Pero de lo que no tengo ninguna duda, es de que el factor más crítico será el humano, el cómo conseguir que se adapte a la nueva situación a la velocidad necesaria. Porque si no lo hace, sufriremos inevitablemente a soluciones de reducción de costes porque dejaremos de ser competitivos. Y es que, como decía al principio, que nos repongamos con éxito de ese “choque frontal” que hemos sufrido, dependerá en última instancia del factor humano.

Esta web utiliza ‘cookies’ de terceros. Al hacer clic a seguir navegando está aceptando el uso que realizamos de las cookies. Para más información puede consultar nuestra Política de privacidad.