David Xirau:

“El futuro pasa seguramente por flexibilizar la oferta, los recursos y los modelos de trabajo, pero al mismo tiempo por reforzar el trabajo creativo colectivo de equipo, la integración de talentos”

Dirijo Mediapro Exhibitions, la unidad de nuevos formatos, exposiciones y museografía del Grupo MEDIAPRO, con sede en Barcelona

Normalmente ya me cuesta contestar a las preguntas de “quién soy” o “a qué te dedicas”, pero es que con las circunstancias que estamos viviendo, el confinamiento y todo el lío del COVID, todavía se me hace más difícil encontrar una respuesta.

En cualquier caso, os diré que hice ‘telecos’, con mis altos y mis bajos. En aquellos tiempos me apunté a esta ingeniería más por el “espíritu de participar” que por una visión clara de lo que acabaría haciendo en mi vida. Como ya intuía entonces, nunca tuve la ocasión de dedicarme a algo directamente vinculado a las telecomunicaciones, así que, después de dar varias vueltas (MBA, cine, consultor…), me fui acercando al mundo de “contar historias” o, al menos, de contribuir a contarlas.

Así que, desde Mediapro Exhibitions, creamos proyectos museográficos y expositivos, desde la conceptualización hasta la ejecución. Es decir, diseñamos la arquitectura, el interiorismo, elaboramos el discurso museográfico y desarrollamos los elementos técnicos y tecnológicos que los componen: escenografías, audiovisuales, instalaciones interactivas, piezas de colección, diseño de vitrinas, diseño gráfico y señalética, materiales promocionales, etc. Todo ello, para crear espacios narrativos que transmitan información, interpreten ideas y generen experiencias capaces de emocionar. En definitiva, trabajamos intensamente las diferentes formas de comunicar conocimiento, entusiasmar y sorprender a través del diseño y la innovación.

Y lo hacemos en el mundo entero con un equipo único y mágico, compuesto por 70 personas. 

Para que os hagáis una idea, son proyectos reconocibles de nuestro sello espacios tales como el Messi10 Challenge Laliga (complejo temático y familiar que forma parte de la gira mundial Messi10 by Cirque du Soleil), la Sala del Universo del COSMOCAIXA (uno de los museos de ciencia más relevantes y premiados de Europa) o la Casa Vicens (la primera casa de Gaudí, situada en el barrio de Gracia de Barcelona y considerada el preludio del Modernismo).

¿Qué afectación está teniendo para ti la pandemia de Covid-19? 

La verdad es que, más allá del drama de las personas fallecidas y del sufrimiento colectivo, a mí la crisis del COVID me provoca una cierta sensación de oportunidad.

Tengo la suerte de desarrollar un trabajo (por llamarlo de algún modo…) muy ecléctico, en el que cada día o cada semana nos encontramos haciendo un proyecto distinto, una historia distinta, en un entorno diferente y en el cuál no existe prácticamente ninguna ‘economía de escala’. Nos hemos acostumbrado a no saber qué haremos mañana o, mejor dicho, ¡a no querer saberlo! Y creo que es esa indefinición, en parte, la que estimula nuestra creatividad. 

La crisis del COVID nos lleva, queramos o no, a un terreno desconocido, donde no ha estado nadie. Y es en ese sentido en el que veo una cierta oportunidad, tanto a nivel personal como a nivel colectivo.

Trabajamos para espacios de pública concurrencia, tales como museos, salas de exposiciones, etc., que están directamente afectados por las restricciones de cierre y necesario distanciamiento. Y que, obviamente, tendrán que reinventarse en todas sus vertientes: contenidos, público masivo, experiencia del visitante, etc. En definitiva, si nuestros clientes se reinventan también nos tocará hacerlo a nosotros… y eso vuelve a ser estimulante.

Por otro lado, como tanto se ha escrito ya, el COVID también nos da una oportunidad de parar. De estar en casa y aburrirnos un poco. De mirarnos como individuos, como familia y de darnos cuenta de que por mucho que nos intenten convencer de todo lo contrario, el futuro de la sociedad será “analógico” o no será (¡con perdón por este “momento telecos”!). 

Quizás nos habíamos olvidado de lo incomparable que es el placer de encontrarse con unos amigos, de pasear, de salir al mar… de que lo más sencillo se convierte en lo más esencial.

Cuando todo esto acabe y puedas retomar tu actividad normal, ¿qué cambios crees que vas a realizar o ver en el corto plazo?

Yo soy de los que piensa que cuando nos hayamos recuperado de la crisis, los espacios de pública concurrencia vinculados a la cultura y al arte se recuperaran rápidamente.

Y creo que volverán con más propuestas y con más contundencia que nunca. Por mucha tecnología que tengamos, las soluciones inmersivas de todo tipo, la experiencia de estar en un espacio físico, de compartirlo con tus amigos, con tu familia, etc., no puede digitalizarse. 

Más allá de los contenidos o del componente informacional, los museos y, en general este tipo de espacios expositivos, son siempre una experiencia física y social que no va a desaparecer, porque no puede desaparecer, porque está intrínsecamente vinculada a nuestra dimensión humana.

Me ha llamado la atención en este tiempo la infinita oferta de contenidos on line que se pueden encontrar en múltiples de plataformas de todo tipo. Todo el mundo ve de todo. No obstante, y sin poner en duda lo interesantes que puedan ser muchas de esas ofertas, la verdad es que el enorme volumen de contenidos, así como su disponibilidad incesante a través de todo tipo de dispositivos, creo que acaba trivializando y homogeneizando la propia oferta. Y esto también refuerza la idea de que existe un campo de oportunidad para volver a los espacios narrativos.

Por todo ello creo que debemos mirar nuestro sector con cierto optimismo, si bien también pienso que habrá cambios en el modelo de consumo de estos espacios. Seguramente se irá menos masificación, menos volumen, menos negocio… y eso es bueno. Y es que el arte y la cultura no se pueden medir en términos de rentabilidad. Y si bien esto no es nada nuevo, el COVID, como en muchos otros temas, nos ayudará a evidenciar un cierto camino a seguir.

Entonces, ¿qué cambios u oportunidades vislumbras en el medio y largo plazo en tu ámbito de actuación?

De todas las reflexiones que he ido leyendo sobre el COVID (su origen, métodos para combatirlo, etc.), me llamó especialmente la atención la visión de Fernando Valladares, científico de CSID, que decía que la mejor vacuna contra el COVID era la propia naturaleza y su biodiversidad.

Esta simple afirmación conlleva una revisión completa de todo el modelo, de todo el mundo que hemos conocido. Creo que si en el corto plazo de 7-8 semanas hemos visto como nuestro cielo es más azul, nuestro mar está más limpio y nuestro entorno más tranquilo, pienso que podemos y debemos actuar en el corto plazo para continuar esta dinámica de cambio en el planeta.

Esa vuelta a la “dimensión humana” y a una relación respetuosa con nuestro entorno configurarán, sin duda, cambios a corto y medio plazo en todos nosotros a todos los niveles: personal, político y profesional. 

También me preocupa la deriva autoritaria de los Estados, esa idea de que iremos perdiendo derechos y libertades en pro de la “seguridad común”. En ese sentido creo que debemos estar atentos y contribuir en nuestro entorno inmediato para que eso no se produzca.

En definitiva, ¿cómo crees que tu organización debería transformarse para volverse resiliente en el futuro? ¿Qué alternativas vislumbras, más allá de la socorrida (y no siempre efectiva) “reducción de costes”? 

La reducción de costes es una medida defensiva y táctica, pero nunca una solución a medio o largo plazo. 

En primer lugar, hay que ser conscientes de que los procesos creativos, en el terreno expositivo en general, se realizan de forma contributiva: hay demasiadas disciplinas, contextos, contenidos, etc. para que las lideren personas individuales o perfiles únicos concretos. Creo que esto da cierta ventaja a los equipos creativos diversos, multidisciplinares y con visión 360º ya consolidados, puesto que ellos serán los equipos capaces de seguir creando proyectos innovadores que interesen. Una línea de trabajo que nosotros ya hace tiempo que iniciamos y que, sin duda, vamos a seguir desarrollando. Creo que es un hecho diferencial que va a adquirir, si cabe, mayor relevancia.

Dicho esto, es evidente que la debacle económica nos afectará a todos en el corto plazo, pero pienso que parte de nuestra resiliencia pasa por esa capacidad de crear de forma ‘integral, compacta y fiable’.

En definitiva, creo que el futuro pasa seguramente por flexibilizar la oferta, los recursos y los modelos de trabajo, pero al mismo tiempo por reforzar el trabajo creativo colectivo de equipo, la integración de talentos.

Esta web utiliza ‘cookies’ de terceros. Al hacer clic a seguir navegando está aceptando el uso que realizamos de las cookies. Para más información puede consultar nuestra Política de privacidad.