El Adan cromosómico y la Eva mitocondrial eran NEGROS (y TODOS los Homo sapiens actuales descendemos de ellos)

Según la genética poblacional humana del cromosoma Y, el Adán cromosómico-Y habría sido un hombre africano que en la evolución humana correspondería al ancestro común más reciente humano masculino que poseía el cromosoma Y del cual descienden todos los «cromosomas Y» de la población humana actual.

Por ello, el Adán cromosómico-Y correspondería a un único antepasado masculino del cual convergería el ADN del cromosoma Y de toda la población actual de Homo sapiens (seres humanos).

Por otra parte, también según la genética humana, la Eva mitocondrial fue una mujer africana que, en la evolución, correspondería al ancestro común más reciente femenino que poseía las mitocondrias de las cuales descienden todas las mitocondrias de la población humana actual, según pruebas de tasas de mutación de genoma mitocondrial.

Se sabe de esta Eva a causa del genoma contenido en las mitocondrias (orgánulo presente en todas las células) que sólo se transmite de la madre a la prole. Cada mitocondria contiene ADN mitocondrial y la comparación de las secuencias de este ADN revela una filogenia molecular.

La Eva mitocondrial es, metafóricamente, una bisabuela que todos compartimos. Pero, cuidado, no es la única bisabuela de la que descendemos, pues esto hubiera hecho inviable genéticamente la especie, como en los casos de especies amenazadas. Lo mismo ocurre para el Adan cromosomático.

Al trazar con mecanismos genéticos los árboles genealógicos de las diversas poblaciones que habitan el planeta, se van encontrando ramas coincidentes (llamadas haplogrupos) en las diferentes poblaciones hasta que, en cierto momento, en todas ellas, se encuentra una rama común. Esta rama, por el estudio de la antigüedad de las mutaciones genéticas, apunta a una ascendencia mitocondrial africana común. 

Todo eso, ciencia genética actual, sirve de base a la teoría del origen común, teoría que plantea que los seres humanos modernos (Homo sapiens) se originaron en África hace entre 100.000 y 200.000 años.

De este modo, es 100% seguro que la Eva mitocondrial y el Adán cromosómico, los primeros Homo sapiens, eran melanodérmicos, es decir, de piel oscura

Y eso se debe a que la piel oscura es una excelente adaptación a la exposición solar alta de las zonas intertropicales del planeta Tierra. La piel oscura (por la melanina) protege de las radiaciones UV (ultravioletas) y obtiene de ellas por metabolismo un nutriente llamado folato, indispensable para el desarrollo del embrión y del feto.

A medida que las poblaciones humanas migraron a latitudes más allá de los 45º (tanto norte como sur), probablemente en busca de alimentos, la melanina paulatinamente fue menos necesaria, más aún, en las cercanías de las latitudes de los 50º la casi total falta de este pigmento en la dermis, cabello y ojos ha sido una adaptación para captar más radiaciones U.V. (relativamente escasas en tales latitudes, salvo que se produzcan agujeros de ozono). En tales latitudes la tez muy clara posibilita una mayor metabolización de vitamina D a partir de las radiaciones UV.

Mapa de las migraciones humanas fuera de África, versión de Naruya Saitou y Masatoshi Nei (2002) del Instituto Nacional de la Genética del Japón,​ que coincide con la versión de Göran Burenhult (2000)

Por su parte, parece que el pliegue epicántico de los párpados existente en gran parte de las poblaciones del Asia y de América, el pliegue que hace ‘bridados’ en su aspecto externo a los ojos, ha sido una especialización de poblaciones que durante las glaciaciones debieron pervivir en lugares con abundancia de nieve. Así, los ojos vulgarmente llamados “rasgados”, pudieron ser el modo de adaptación para que los ojos no padecieran un excesivo reflejo de la luz solar reflejada por la nieve.

Y si todo esto es así y resulta, por tanto, que el color de la piel y otras características físicas actuales distintivas del Homo sapiens en diferentes lugares del mundo no son más que meras adaptaciones evolutivas al nivel de radiaciones UV o a las glaciaciones o a otros sucesos eminentemente meteorológicos, ¿alguien me puede explicar qué está ocurriendo en los EEUU por razón del color de la piel? Porque yo, simplemente, no me lo explico.

Esta web utiliza ‘cookies’ de terceros. Al hacer clic a seguir navegando está aceptando el uso que realizamos de las cookies. Para más información puede consultar nuestra Política de privacidad.